Quiénes somos nosotros o cómo (no)hablar en primera persona del plural

50,00 PEN
Impuestos incluidos

Análisis filosófico sobre el 'nosotros' como un campo de investigación en plena emergencia.

Cantidad
Disponible

Con excepciones notables, el uso de la primera persona del plural es prácticamente inexistente en filosofía. Traspasar el umbral del yo para asumir el nosotros genera sospechas éticas y está expuesto a diversas precauciones lógicas y argumentos escépticos, además de la objeción fundamental, según la cual no hay un sujeto de enunciación colectiva, y menos un nosotros que pueda ser sujeto de conocimiento.
 
 
Frente a esa condición del discurso filosófico, contrasta la abundancia de enunciados sociales, antropológicos, políticos e institucionales que han hecho del nosotros una instancia inevitable para la construcción de ideales éticos, para la definición de políticas públicas y pertenencias territoriales o para el trámite cotidiano de las relaciones intersubjetivas. En ese contexto, el uso de la primera persona del plural tiene una riqueza autorreferencial y condensa, en sí mismo, tal cantidad de expectativas de los hablantes que lo ha convertido en un problema interesante para distintas corrientes de trabajo filosófico.
En el intento de sistematizar tales corrientes, el texto presenta cuatro perspectivas. En la primera aborda la consistencia del nosotros en términos lingüísticos y epistémicos; a continuación, describe su genealogía en la interrelación legal e institucional entre los individuos; la tercera cuestiona su alcance ético y moral en el ámbito político; finalmente, explora las variaciones contemporáneas que ofrece en términos del arte, la literatura y la estética de la existencia.
 
 
El trabajo de los editores -Adolfo Chaparro Amaya, Bert Van Roermund y Wilson Herrera Romero- ha sido equilibrar el aporte de jóvenes filósofos con los de los ya consagrados, como Bert van Roermund y Judith Butler, con el fin de encontrar los vasos comunicantes en medio de la multiplicidad de fuentes del nosotros. Un lugar especial merece Carrol Clarkson, quien combina la crítica literaria y las preocupaciones políticas con las exigencias de la argumentación filosófica, por lo que su texto, en sí mismo, es un ejemplo de esa multiplicidad.

Prueba