La ilusión de un país distinto Ampliar

La ilusión de un país distinto

Cambiar el Perú: de una generación a otra

Entrevistas a treinta personajes de diferentes edades y profesiones que trabajan con la común ilusión de hacer posible un Perú distinto al que conocemos. Estas personas no se resignan a un país injusto y están haciendo diversos esfuerzos para cambiarlo.

S/ 58,00

Añadir a mi lista de deseos

La ilusión de cambiar el Perú es antigua y precede a la república. A partir de la década de 1950 se produjeron oleadas sucesivas de entusiasmos grupales y compromisos personales con el cambio mediante la acción política, que inicialmente dieron lugar a la Democracia Cristiana y el socialprogresismo, y luego se expresaron en los movimientos guerrilleros de los años sesenta. Durante el gobierno militar de Velasco Alvarado esos compromisos se abrieron paso en una pluralidad de partidos y grupos de izquierda, para saltar luego de la vuelta a las elecciones a la vía armada y sangrienta de Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru.

 

El neoliberalismo instalado con la dictadura de Alberto Fujimori parecía haber reemplazado idealismo por pragmatismo hasta que una nueva generación, hoy de jóvenes adultos, produce expresiones diferentes de la búsqueda de un país distinto, no siempre en torno a la política pero sí ilusionadas con una sociedad mejor.

 

A través de treinta trayectorias y memorias personales, Luis Pásara en este volumen compara aquella «generación de la utopía» con este empeño nuevo que en distintos terrenos persigue alcanzar relaciones humanas mejores. Entre los entrevistados se encuentran Vania Masías, Abelardo Oquendo, Max Hernández, Salvador del Solar, Jimena Ledgard, Victoria Villanueva, Héctor Bejar, Indira Huilca, entre otros. 

 

Luis Pásara (Lima, 1944) se doctoró en derecho en la Pontificia Universidad Católica del Perú, donde ejerció la docencia entre 1967 y 1976; fundó en Lima el Centro de Estudios de Derecho y Sociedad (CEDYS), del que fue director e investigador durante diez años. Como sociólogo del derecho su carrera académica pasó por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), en México, D.F., el Woodrow Wilson International Center for Scholars (Washington, D.C.), el Helen Kellogg Institute de la Universidad de Notre Dame y la Universidad de Salamanca. Con este volumen se mantiene en el género periodístico al que volvió con ¿Qué país es este? (Fondo Editorial de la PUCP, 2016) y que ejerció antes en televisión (Contacto Directo, Quipu y Documento) y en medios escritos: La Prensa (1961-62), Expreso (1962-63 y 1970-73), Marka (1975-76), El Observador (1981-84), Caretas (1983-95) y Perú 21(2003-08).

Quién es quién 
Introducción 
I. LA GENERACIÓN DE LA UTOPÍA
Abelardo Oquendo
«Comencé a interesarme por las revoluciones porque veía detrás de ellas una profunda humanidad… lo que me interesaba era que sacrificaran su vida, su tranquilidad, su libertad por su ideología, por los principios que postulaban». 
José Alvarado Jesús
«El Perú nunca más volvería a ser el que fue antes. Velasco lo cambió para siempre. El proceso terminó triunfando: los peruanos de ahora ya no son sumisos». 
Héctor Béjar
«La mejor utopía, cuando pasa por la gente se inutiliza o se pervierte. Es un problema que no tiene solución». 
Jaime Montoya Ugarte
«La misma idea del cambio se relativizó con los años y la experiencia, al convencerme de que no se modela una sociedad como si fuese una escultura». 
Max Hernández
«¿Cómo conjugar esas utopías nuestras, que tenían una lógica colectivista, con utopías que permitan el pleno despliegue de las potencialidades individuales?». 
Victoria Villanueva
«En el feminismo tocas lo que es la vida nuestra… todas nosotras hemos tenido un tipo de sensación igual y por eso te comprometes… Eso es lo que nos vincula y da fuerza». 
Alberto Gonzales
«La revolución era, para nosotros, el proceso que cambiaría el país, para hacerlo más justo, sin explotados ni explotadores». 
Inés Claux
«¿Qué es lo que nos interesa? Que la gente no sufra, que la gente esté más tranquila, más feliz, que no pasen hambre. Es la gente la que interesa». 
Fernando Rospigliosi
«En un país como el Perú, obviamente se requería un cambio y había que comprometerse con ese cambio… si es que se quería hacer algo por el país, por la gente, por el mundo».
Paloma Valdeavellano
«Tenemos que transmitir los errores… Me interesa recoger esas experiencias para que no se repitan... Parece un deber, antes de que uno se largue de este planeta». 
Farid Matuk
«Se pudo quebrar el modo de producción capitalista; no se logró, fuimos derrotados, mala suerte… y estamos en el peor momento de la historia para hacer una revolución». 
Cecilia Oviedo
«Cada uno de nosotros pensaba si se iba a morir. Ese era el horizonte… estás involucrada en una lucha que te puede costar la vida y eso puede pasar en cualquier momento». 
Fernando Eguren
«La izquierda nunca ha sido genuina en autocriticarse en los temas de fondo. No ha elaborado sus propios procesos y sus propias experiencias». 
Diana Ávila
«Creo que mi compromiso valió la pena. Sin la militancia política no habría hecho lo que he hecho de positivo en mi vida». 
Baltazar Caravedo
«La dedicación a la vida partidaria y a la búsqueda del poder puede ser como una adicción que difícilmente se deja. No se es capaz de escuchar; se pierde la conciencia reflexiva; muchas veces, la dignidad». 
Julia Cuadros
«No hemos logrado que las generaciones jóvenes se metan a los temas, a pensar otro tipo de país, de sociedad».
Pedro Brito
«Para mí, la idea de utopía era hasta cierto punto poco política: no levantaba tanto la toma del poder por un tipo de gobierno, sino el tema de una condición superior de la vida de la gente». 
Cecilia Tovar Samanez
«La perspectiva de los cristianos es que, a pesar de momentos de crisis, de decepción o de retroceso, se mantiene la esperanza de una sociedad mejor posible». 
Mirada al pasado  
II. ES POSIBLE HACER CAMBIOS
Gerardo Saravia López de Castilla
«He aprendido que el país es bastante heterogéneo y que para comprender eso no nos sirven los manuales. Vivimos en un país con diferentes identidades; es un país difícil de interpretar».
Natalia Iguiñiz
«No creo posible un gran cambio integral. Se puede ir empujando en ciertas direcciones. Tenemos que avanzar hacia la tolerancia cero a la discriminación y violencia contra las mujeres y lo femenino». 
Salvador del Solar
«Quisiera un Perú que dé un salto al nivel de civilización democrática, donde haya espacio para discrepancia y que esto lo cuidemos porque es para los que conviven con nosotros, pero también para los que vienen después».
Álvaro Henzler
«Las cosas que he hecho son eso: ayudar a otros a que nos demos cuenta de que acá hay problemas, pero a la vez hay formas muy concretas de ser parte de la solución».  
Tania Pariona
«No es algo inalcanzable sino que se va construyendo y poco a poco se va llegando a ese umbral donde el respeto a las diferencias sea parte de los principios de convivencia en nuestro país».  
Alberto de Belaunde
«Los principales obstáculos que tenemos, como sociedad, son la falta de empatía y la incapacidad de introspección y de reflexión acerca de cómo estamos actuando y los verdaderos motivos por los que tomamos determinadas decisiones».  
Vania Masías
«Es tan gratificante cuando ves que alguien, a quien le diste una mano, crece, y crece más que tú —como me está pasando—, te supera». 
Joseph Zárate
«Si hay algo utópico, creo que es el impulso que uno tiene dentro, esa pequeña intuición de que esa historia puede conmover a otros y te abrazas a esa pequeña intuición y lo haces, simplemente». 
Mariana Costa Checa
«Que donde naces no determine a dónde llegues, que reduzcamos el nivel de desigualdad y de falta de oportunidades, que el lugar donde naces pudiese ser un lugar donde a todo el mundo se da los derechos mínimos para hacer la vida que quiera». 
Mauricio Delgado
«No hay otra forma de vivir: cómo haces para vivir igual, sabiendo todo lo que pasa sin hacer nada».
Indira Huilca
«Hay que empezar a reconstruir tejido, lazos y recrear la forma de hacer política. Para quienes estamos en la izquierda y queremos una izquierda nueva, fuerte, convocante, el principal reto es cómo recreamos la política».
Jimena Ledgard
«Quizás no se puede crear una utopía, pero sí se puede cambiar hasta crear un país mejor, un país más justo, más igualitario, más equitativo, menos violento». 
Mirada al presente 
Anexos 

ISBN: 9786123172749

Año: 2017

Edición: 1era.

Número de páginas: 398

Peso: 0. 65 Kg.

Medida: 17 x 21 cm

  • Send to a friend

    Recipient :

    * Required fields

    Cancel or 

  • Buscar